logo
Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque.
+387648592568
info@elatedthemes.com
Eighth Avenue 487, New York
Instagram Feed
Search

Una guía rápida para comprar Jamón de Bellota

El Jamón es el producto español por excelencia. Pocos manjares arreglan una comida de Navidad, unas tapas con los amigos o el bocadillo de media mañana, cómo lo hace el jamón. Podríamos decir que el jamón nos hace felices. Pero ¿sabes cómo elegir un buen jamón? 

Ningún jamón sabe igual, y catar jamones es uno de los hobbies gastronómicos más entretenido. La genética y la alimentación del cerdo, por ejemplo, pueden determinar su sabor. El Jamón de Bellota, al provenir de cerdos criados en libertad, alimentados a base de hierbas y setas, se caracteriza por tener un sabor mejor y más intenso.  

Sin embargo, comprar un buen jamón no es una tarea fácil. En tiendas especializadas, pueden aconsejarte, pero poder decidir qué jamón comprar es una necesidad para los amantes de este producto.  

En el barrio de la Sagrada Familia la oferta gastronomica es muy amplia y es el sitio ideal para hacer un alto en el camino y reponer fuerzas.

Etiquetas, precintos, sellos, colores… ¿qué tengo que mirar? 

El sello MAPA (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación) es una de las primeras cosas a mirar, ya que indica la fecha en la que el jamón entró en el proceso de salazón. Cuanto más tiempo haya estado el jamón en curación, ¡mejor sabor tendrá!  

Además de este sello, debemos fijarnos también en los precintos (que no etiquetas) del jamón. Los precintos pueden llevar el logo de ASICI (Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico), o bien el de una DOP (Denominación de Origen Protegida), el cual puede convalidarse por el primero, puesto que se trata de un control superior.  

En España hay cuatro Denominaciones de Origen Protegidas de Jamón Ibérico: Jabugo (Huelva), Guijuelo (Salamanca), Los Pedroches (Córdoba) y Dehesa de Extremadura; los jamones que utilicen este logo tienen que cumplir con los colores reglamentarios, los cuales son el verde, el rojo y el negro.  

Aunque si pensabas que con esto era suficiente… te equivocabas.  

Todos los jamones tienen un aspecto apetitoso; pero, para hacerte con el mejor de todos tendrás que prestar atención tanto a otros factores, como la forma del jamón, la pezuña, el color o el precio. Debemos tener en cuenta que la crianza en libertad de los cerdos, y su buena alimentación, repercutirán en el precio. Eso no significa que debamos gastar la paga doble en la paletilla, pero sí que no nos dejemos engañar por las suculentas ofertas.  

La forma del jamón también tiene mucho que ver con su calidad. Aunque queramos el más grande y, a primera vista, el más apetitoso, no podemos dejarnos engañar por las apariencias. Los mejores jamones tienen la pata estrecha y estilizada, lo cual es un indicador de la raza del animal. El color, por otro lado, debe ser más bien amarillento, y la grasa abundante. Un último consejo: el color de la pezuña. Cuanto más negra y desgastada sea esta, más habrá estado el cerdo en libertad, andando y comiendo a sus anchas.  

En tiendas especializadas como BdBellota, además de encontrar el jamón perfecto para dejar con la boca abierta (y el estómago lleno) a tus invitados más exigentes, te aconsejarán también sobre los mejores vinos con los que puede acompañarlo.